martes, 27 de septiembre de 2016

PAN MARROQUÍ DE DIARIO

 

INGREDIENTES

-          1 kg de harina de trigo.
-          1 cucharada pequeña de sal.
-          1 cucharada grande de levadura seca (o fresca, yo pongo como 15-20 grs)
-          5 cucharadas grandes de aceite de oliva.
-          Agua (la necesaria)
-          Sémola fina de trigo para finalizar.

ELABORACIÓN
Yo uso una paellera, también puedes usar una cazuela de barro grande o cualquier recipienta amplio para trabajar la masa en su inicio.
En el kilo de harina, añadimos la levadura y el aceite, mientras vamos mezclando, iremos añadiendo poquitos de agua, y asi seguimos hasta obtener una masa blanda. Para no pasarnos, no echar agua de golpe en cantidad, sino pequeños chorritos.
Ahora es el momento de añadir la sal, en un lado del recipiente, ponemos la cucharadita de sal, le echamos un poco de agua para disolverla y volvemos a amasar llevándonos ese agua salada, seguir amasando durante 15-20 minutos, hasta que quede una masa suave y blanda.
En la encimera, espolvorear un poco de harina y preparar una bandeja y un trapo para tapar los panes.
Ahora procederemos a separar en porciones, a tener en cuenta según el tamaño que deseemos:

Panes medianos: 6 porciones
Panes medianos: 4 porciones

Separamos el pan en las porciones que quieras, y  vamos enharinando un poco en la encimera y vamos colocándolos en la bandeja.
Cómo formar los panes? Volvemos a enharinar un poco la encimera y el proceso es el siguiente:
Cogemos una de las porciones de masa y con los dedos, vamos empujando la masa desde los bordes hasta el centro del pan, como queriendo meter los bordes en el centro, con la otra manos vamos rotando el pan para hacerlo por todos lados igual, asi la masa se va tensando por el otro lado, con la palma de la mano aplastar un poco la masa en círculos contra la mesa. Volver a ponerla en la bandeja y repetir la operación con el resto de las bolas de masa. Tapar la bandeja con el trapo durante unos 10 minutos para que repose
En la encimera, espolvoreamos con la sémola fina de trigo, y procedemos a aplastar encima y con cuidado los panes con la mano, echando sémola también por encima. con un tenedor, pinchar 2-3 veces en lugares diferentes del pan. Debe quedar un circulo como de 1,5 cm de grosor. Repetir la operación con todos los panes y volver a dejar reposar tapados con el trapo unos 45 minutos hasta que fermente y suba de volumen.
En horno convencional, poner los panes que quepan a media altura, a unos 200 grados, y cuando los panes hayan subido un poco, y hayan formado algo de corteza, bajar un poco la temperatura a 180.

La corteza que sale, es fuerte, y he leído que si se pone dentro del horno, desde el principio, un recipiente pequeño con agua caliente, (apto para horno, lógicamente), el vapor que genera suaviza la corteza, pero yo no lo he probado asi que no doy garantías..
Bueno, cuando los panes estén dorados, sacarlos del horno y dejar en una fuente para que se enfríen, tapados con un trapo para que no se resequen.
Estos panes se pueden congelar, y cuando se descongelan a temperatura ambiente, no han perdido nada de frescura.


BUEN PROVECHO!


Nota:
Si quieres ver los tiempos de amasado, mira el vídeo original de donde procede ésta receta:


Ars Artis 51
Iter Itineris 51