sábado, 1 de agosto de 2015

MERMELADA DE BREVAS



INGREDIENTES
- 2 kgs de brevas lavadas y peladas
- 900 grs. azúcar.
- El zumo de 1 limón
- 1 rama de canela (o 1/2 cucharadita de canela en polvo)


ELABORACIÓN 

1. En un recipiente, preferiblemente de cristal, colocar las brevas y el azúcar y mezclarlo muy bien, incorporar la rama de canela y el zumo de limón. Mezclar bien y dejar en el frigorífico unas horas.
2. En una olla, verter toda la mezcla y con una paleta ir mezclando y rompiendo la fruta, según si se quiere con trozos o bien pasarle la batidora, como quieran. 
3. A partir de ahora todo es mover, para que no se pegue y que vaya evaporando líquido, el punto de la mermelada estará listo cuando vean que la consistencia es la adecuada, pero tener en cuenta que cuando se enfría, la consistencia será un poco más espesa.

IMPORTANTE: Los tarros y tapaderas deben esterilizarse casi al mismo tiempo, no mucho antes porque pueden contaminarse de nuevo y no demasiado tarde porque conviene llenarlos con la mermelada bien caliente.

Esterilización de los botes de cristal.

Usar tarros de cristal aptos para conseva al vacío. Sirven los que compramos en las tiendas de guisantes, garbanzos cocidos, aceitunas... Los que al abrir hacen ¡pop!. 

En una olla alta poner agua e introducir los tarros y las tapaderas, que queden bien cubiertos. Cerciorarse de que tanto tarros como tapaderas estén en buenas condiciones para poder hacer un cerrado óptimo. Deben hervir un mínimo de 30 minutos. sacarlo todo con cuidado con unas pinzas limpias, ponerlos sobre un paño limpio. a partir de ahora se evitará tocarlos directamente con las manos, sobre todo el interior o las tapaderas.

PROCESO PARA LA CONSERVA
Bien, ahora con la mermelada bien caliente y los tarros esterilizados, procederemos al llenado de estos.
Con un cazo iremos llenando cada bote, dejando algo menos de un centimetro libre, evitando manchar la boca del tarro. Tener a mano bastante papel de cocina para limpiar la boca de los tarros en caso de que se manchen y tambien para secar muy bien las tapaderas por dentro, pero no tocar con las manos. Cerrar el bote inmediatamente, comprobando que lo hacemos bien y fuerte. Y lo ponemos sobre el paño, boca-abajo. Seguir el mismo proceso con los demas botes. Dejarlos asi hasta que enfríen del todo, pueden dejarlo toda la noche.

Las tapaderas de estos tarros tiene la peculiaridad de que si lo hundimos por el centro, se mueven un poco hacia arriba y hacia abajo. Cuando cerramos el bote, se mueve, el calor de dentro hace que el aire que está dentro esté expandido, por eso, a la mañana siguiente cuando volteamos los tarros al derecho, están en su posición hundida,, porque el aire de dentro se ha contraido, haciendo el vacío. Ya no hace pop. 
De todos modos, conviene comprobarlos todos pasadas unas horas. En caso de que no hayan hecho bien el vacio, no hay problema, sólo hay que abrir el/los tarros que no hayan hecho el vacio, volver a esterilizar esos botes, calentar la mermelada y repetir el proceso!

Y ya queda la apariencia. Si eres manitas y te gusta entretenerte en esas cosas, puedes decorarlos, hacerle sus etiquetas, cubrirlo con una tela o papel mono y un lacito. ponerlo bonito tanto si es para tí o para regalar un detalle a alguien. O bien puedes dejarlo tal cual. Eso si, es importante que le pongas al menos la fecha de envasado.

No hay comentarios:


Ars Artis 51
Iter Itineris 51